Mi testimonio de sanación después de 5 años de dolor debilitante de cuello / dolor de espalda / disfunción vocal

cómo recuperarse de dolor físico crónico de espalda de cuello y disfunción vocal
Compartiendo mi historia para dar esperanza y ayudar a alguien que viva con una condición crónica.

Para el artículo original en inglés, haz clic aquí. El enfoque de este blog es la integridad, particularmente en el área sexual, pero cualquier tema que influya en la calidad de vida es un blanco legítimo. Hoy comparto mi testimonio, según el título de este artículo, de cómo me curé de 5 años de dolor de cuello, dolor de espalda y trastornos vocales incapacitantes. Algunas personas disfrutan la oportunidad de compartir detalles personales sobre sus vidas, pero yo no. Me sané como hace 5 años, irónicamente, casi el mismo tiempo que estuve enfermo. Hasta ahora, me he resistido a escribir mi testimonio completo, a pesar de estar muy activo en los foros donde era popular y bienvenido hacerlo. Mi motivación hoy no es un deseo o una necesidad de expresarme. Más bien, creo que mi historia puede ayudar y animar a alguien más pasando por algo similar a lo que yo viví. Después de todo, fue el conocimiento y las historias de éxito de las personas en el Internet que me permitió embarcarme en mi viaje de sanación en primer lugar. Si sufres de dolor crónico, diversas afecciones crónicas, incluidas las que afectan el cuello, la espalda, la voz, etc., te invito a leer todo lo que puedas de este artículo. ¿Qué tienes que perder?

He dividido mi testimonio en cuatro secciones: 1-) Cómo empezó todo ; 2-) El día que mi vida cambió para siempre ; 3-) Mi vida hoy; y 4-) Mis 7 Claves para la Sanación Continua. Comienzo con una biografía personal para establecer el contexto, pero también porque algunos de esos detalles, como descubrirás, fueron un factor en mi proceso de sanación. Hablo de cómo me enfermé; cómo era mi vida viviendo con una enfermedad crónica; el día que todo cambió para mejor; y algunas de las principales lecciones que he aprendido sobre la curación en el viaje.

Descargo de responsabilidad: no soy médico y no doy consejos médicos. Debes consultar a tu médico sobre cualquier problema de salud física. Lo que soy es un tipo en Internet que comparte cómo pasó de una vida de dolor/discapacidad a una vida de salud/empoderamiento.

Cómo empezó todo

El verano de 2012 fue mi último verano en mi estado natal de Ohio antes de irme a la universidad fuera del estado. Trabajé muy duro en la escuela secundaria para llegar a ese punto, lo cual valió la pena en forma de una carta de aceptación y una beca para una de las 20 mejores escuelas en Washington, DC. La beca significó que podía concentrar todos mis esfuerzos en estudiar durante los próximos cuatro años y no sufriría la carga de una tensión financiera indebida. Sin embargo, nunca estuve realmente contento con mi estado en la vida. Recuerdo haber hecho caso omiso de mi carta de aceptación con frustración varios meses antes. “Se esperaba que entrara”, me dije. “Además, hay mejores escuelas de las que no has recibido la noticia”. No estaba muy emocionado de ir a la universidad, en general. La ambición había consumido mi vida hasta ese momento, y la universidad para mí significó más trabajo duro y logros.

En la escuela secundaria, recuerdo estar ocupado las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Fui el valedictorian de mi clase (escuela pequeña), el presidente de la clase, co-capitán del equipo de fútbol y participé en otras actividades extracurriculares. Estaba estudiando varios idiomas en mi tiempo libre, además de mis responsabilidades académicas y deportivas habituales. Parecía obtener buenos resultados en la escuela y los deportes, pero mi estilo de vida apresurado me afectó psicológicamente. Estaba crónicamente estresado. Yo era perfeccionista. No dejaba de decirme a mí mismo: “cuando logre x” o “cuando logre y”, entonces me permitiré ser feliz. Mi vida social fuera de la escuela era prácticamente inexistente. Recuerdo ir a la escuela de 8 a 3, asistir a la práctica de fútbol durante la temporada, estudiar un poco más en casa y luego irme a dormir. Incluso en los restaurantes, solía traer un libro para estudiar mientras que preparaban la comida.

Seguía diciéndome a mí mismo, “cuando logre x, o “cuando logre y”, entonces me permitiré ser feliz.

Yo estudiando en una librería (2011).

Visto desde afuera, mi estilo de vida probablemente no parecía tan malo, ya que era una buena persona y tenía muchas cosas externas a mi favor. Tenía la reputación de ser el “chico inteligente” en mi escuela, alguien que sobresalía académicamente y tenía un futuro brillante. Sin embargo, ese verano antes de la universidad, recuerdo sentirme bastante miserable, que fue realmente la culminación del camino que había recorrido hasta ese momento. Mi identidad se basaba en el logro, y parecía que los postes de la portería cambiaban constantemente. Cada vez que lograba un objetivo, aparecían dos nuevos objetivos. En otras palabras, la bestia nunca estaba satisfecha. Ese verano, continué estudiando muy duro, descuidando las relaciones sociales y estaba en un estado mental negativo en general. Recuerdo que a principios de verano, un hombre se me acercó durante un servicio religioso y me dijo: “Hay muchos días difíciles por delante”. Trató de decir algo alentador después de eso, pero esa parte es lo único que recuerdo. 

En vano os levantáis temprano y os vais tarde a descansar, comiendo el pan del ansioso trabajo; porque da a su amada el sueño.

Salmo 127:2

Aproximadamente dos semanas antes de la universidad, sucedió algo bastante devastador. Un día, mientras hacía ejercicio, noté un dolor agudo en el cuello. Supuse que me había desgarrado un músculo. Molesto, pero no es gran cosa, ¿verdad? Yo era un atleta y me había lastimado antes. El dolor desaparecería en unos pocos días, supuse, como siempre lo había hecho en el pasado. Al día siguiente, el dolor en mi cuello era bastante intenso y continuaba, día tras día, tras día. Cuando llegó el momento de ir a la universidad, recuerdo tener un dolor horrible. Me dolía acostarme, y mucho menos sentarme, hablar o interactuar activamente con mi entorno. A principios de ese verano, noté que se había desarrollado una tensión en mi voz, lo que a los oradores y cantantes les encanta temer, pero en un nivel más extremo. Mi nuevo dolor de cuello exacerbó mi dificultad para hablar. Me dificultaba concentrarme y funcionar. Y no podía haber llegado en peor momento. Estaba desarrollando una discapacidad justo a tiempo para la universidad.

Para abreviar una larga historia, mi dolor, en lugar de desaparecer, empeoró, se extendió a mi espalda y se estabilizó en un punto crítico. En la universidad, mi dolor de cuello/espalda era lo primero en lo que pensaba por la mañana y lo último que recordaba antes de irme a dormir. Fui al médico a principios de ese semestre y me recetó analgésicos y fisioterapia. Me remitieron a un especialista en voz. No hubo daño estructural en mi cuello (genial, ¿y ahora qué ?), pero diagnosticaron mi voz con disfonía por tensión muscular / disfonía espasmódica / parálisis parcial de las cuerdas vocales. La foniatría fue el próximo paso. Sin embargo, la fisioterapia, la foniatría y los relajantes musculares solo proporcionaron un alivio temporal, si es que lo hicieron, y mi condición continuó deteriorándose.

En la universidad, mi vida social era inexistente. Me dolía hablar, y apenas lo hice. Pasaba días y semanas en los que pronunciaba solo algunas palabras aquí y allá, según fuera necesario para no ofender a la gente y cumplir con mis obligaciones como estudiante. Tuve la suerte de tener un compañero de cuarto que era muy comprensivo. Irónicamente, mi compañero de habitación era una de las personas más sociables de todo el campus. Estaba muy involucrado en la iglesia y fue uno de los pocos amigos que hice durante todo mi tiempo en la universidad. Estuve en su boda hace unos años, y lo considero un buen amigo hasta el día de hoy.

Un hombre que tiene amigos debe ser amistoso, pero hay un amigo más unido que un hermano.

Proverbios 18:24

Es difícil ser amigable cuando tu vida está definida por el dolor físico y apenas tienes la capacidad de socializar. Siempre fui una persona amable, pero no tenía ningun chance en los entornos sociales. Dadas las circunstancias, mi corazón y mi mente estuvieron llenos de ansiedad en todo momento. Cuando no estaba en clase o haciendo la tarea, me acostaba tanto como podía. A menudo, planeaba mis ensayos mientras estaba acostado para minimizar el dolor que experimentaba sentado frente a la computadora en posición vertical. Solía ​​usar un collarín ortopédico (extremadamente incómodo en público), pero eventualmente dejé de usarlo porque no parecía ayudar, y leí un artículo que decía que usar uno debilitaría los músculos del cuello.

Sin duda, seguí visitando al médico con regularidad durante la universidad. Recuerdo haber hecho terapia física y de voz varias veces. Visité la sala de emergencias al menos dos veces, debido a episodios de dolor insoportable, de modo que no podía pegar ojo. Incluso me diagnosticaron síndrome del túnel carpiano en un momento, por dolor/disfunción que se había extendido a mis muñecas. En una palabra, mi mala salud física había consumido mi vida. Me las arreglé para sacar buenas notas, pero eso fue, literalmente, lo único positivo que se podía decir de mis días como estudiante.

Todos los días de los afligidos son malos, pero los de corazón alegre tienen un banquete continuo.

Proverbios 15:15
blank
Graduarme summa cum laude fue uno de los pocos puntos brillantes durante mis años de estudiante.

Después de dos años brutales, marcados por un intenso dolor físico, ansiedad y ser un paria social (algo que nunca imaginé que sería), incluido un semestre en el extranjero en el Medio Oriente, necesitaba salir. Escribí a mi decano solicitando una ausencia por enfermedad. Obtener la aprobación fue la parte fácil. La parte difícil fue volver a casa y enfrentar a mis amigos y familiares. Tenían buenas intenciones, pero simplemente no podían entender lo que estaba pasando conmigo [por ejemplo, vea ESTE breve video de Mikhaila Peterson sobre el duro trato que las personas con enfermedades crónicas suelen recibir].

Sin embargo, era optimista de que con el tiempo fuera, mi condición mejoraría. Esta fue la primera oportunidad que tuve de dedicarme por completo a la curación utilizando un regimiento de descanso/fisioterapia/terapia vocal. En casa, tomé algunas clases locales para mantenerme al día (con adaptaciones especiales) y concentré el resto de mi tiempo y energía en mejorar. Mientras estaba ahí, algunos de mis factores desencadenantes y estresantes inmediatos desaparecieron, pero mi condición, de alguna manera, no mejoró. Era un misterio para mí. Había llegado al final del ingenio. Mi esperanza se desvaneció de que mejoraría pronto, si es que alguna vez lo hacía.

Mis relaciones con amigos y familiares estaban fracturadas. Pasé de ser alguien que traía orgullo a alguien cuya vida estuvo marcada por la debilidad y la discapacidad. Yo era una especie de oveja negra de la familia, lo que tal vez no hubiera sido tan devastador, si tan solo el dolor desapareciera. 

El corazón conoce su propia amargura, y ningún extraño comparte su alegría.

Proverbios 14:10

Estaba extremadamente decepcionado cuando volví a la universidad. ¿Qué demonios estaba pasando? ¿Cómo iba a pasar? Solo tenía 20 años. Lo había intentado todo, o eso creía, incluso ausentándome de la escuela, lo que hubiera sido inconcebible en circunstancias normales. Nada había funcionado. Abandonar los estudios o tomarse más tiempo libre no era una opción. En mi propia mente, no tenía más remedio que volver. Me pillaron “entre la pared y la espada”, como dicen en español. 

Un médico me dijo: “Todo el mundo experimenta dolor. Solo tienes que aprender a vivir con eso”. Vivir así para siempre, para mí, no era de aguantar. “Claramente no entendió lo malo que era”, pensé para mis adentros. Solía ​​​​identificarme como alguien con una tolerancia al dolor normal o superior al promedio. Solía levantar pesas pesadas por diversión y practicar deportes competitivos en la escuela secundaria. Hay un dolor que te edifica y un dolor que te derrumba. Este dolor pertenecía a la segunda categoría, y era mucho peor que todo lo que había experimentado antes.  

blank
Solía ​​levantar pesas ​​en la escuela secundaria antes de la práctica de fútbol (2011).

Logré con dificultad graduarme en 4 años y medio. Sentí un poco de alivio por haber terminado, pero cuando sufres de dolor crónico, solo eres capaz de tanta alegría antes de que la realidad vuelva a tomar el centro del escenario. Mi familia vino a visitarme para la graduación, lo cual fue agradable, pero en ese momento pasaba la mayor parte de mis días en la cama. Solo me levantaba de 4 a 5 horas y pasaba el resto del tiempo acostado. Simplemente era demasiado doloroso estar sentado todo el día.

El día que mi vida cambió para siempre

El 31 de diciembre de 2016 mi vida cambió para siempre. Tal vez fue una respuesta a todas las oraciones que mi familia y yo habíamos estado orando durante años. En cualquier caso, había estado buscando opciones de tratamiento en Google solo un par de semanas después de graduarme, sin haber perdido nunca por completo la esperanza de que algo pudiera mejorarme. El 31 de diciembre de 2016, me encontré con un video de YouTube publicado por un tipo llamado Karim. Karim estaba compartiendo su testimonio de cómo se curó de un dolor de cuello debilitante y recuperó su vida (premisa interesante, ¿verdad? ). El testimonio de Karim fue sorprendentemente similar al mío en cuanto al dolor y los síntomas que experimentó, y en cuanto a cómo afectó su capacidad para funcionar en la sociedad. Diez minutos después de su testimonio, Karim había captado mi interés de una manera enorme [su testimonio aún está en vivo AQUÍ].

Karim comparte su historia de éxito de TMS en YouTube
Karim compartiendo su testimonio en YouTube.

Karim pasó a testificar que el trabajo de un médico llamado John Sarno lo había curado de su dolor. El Dr. Sarno había visto a muchos pacientes con enfermedades crónicas, a quienes comenzó a tratar con medios convencionales, pero pronto se sintió frustrado por la falta de resultados. El Dr. Sarno llegó a observar que muchos de sus pacientes tenían rasgos de personalidad similares, biografías similares, y postuló que las experiencias de vida/factores de personalidad podrían ser un factor en su enfermedad. Karim explicó la relación entre lo que sucede en la mente y lo que sucede en el cuerpo, algo que él tampoco entendió antes de mejorar. El cuerpo, dicen, es la mente inconsciente [se han escrito muchos libros sobre este tema]. El cuerpo, dicen, es donde se almacena la energía de los recuerdos y las emociones que no se procesaron. Esa es una idea rara, pensé para mis adentros.

Que alguien hubiera sugerido que mi condición física estaba en mi cabeza hubiera sido un grave insulto. En mi cabeza , para mí, implícito fake. ¿Por qué iba a fingir lo que estaba arruinando mi vida y me impedía seguir adelante? La idea de que estaba fingiendo o exagerando mi dolor era lo más alejado de la verdad. Mi dolor era real, objetivo y crónico, como cualquier otra sensación física, y habría hecho cualquier cosa para deshacerme de él. Además, tenía diagnósticos convencionales del médico, especialmente de mis trastornos vocales, por lo que el hecho de que sufría de una condición física era una realidad objetiva [para el dolor de cuello/espalda, lo llamaban “síndrome de dolor crónico”, un término amplio para una variedad de síntomas de dolor]. Sin embargo, el convincente testimonio de Karim me abrió la idea de que mi verdadera condición física podría tener un origen en procesos psicosomáticos (es decir, mente-cuerpo). Después de todo, la mente es extremadamente poderosa y tal vez las emociones podrían ser un factor en mi condición. Nada más me funcionó, ¿qué tenía que perder?

Ese mismo día pedí Healing Back Pain de John Sarno, por recomendación de Karim, y comencé a sumergirme en el mundo de la medicina mentecuerpo. De todos modos, estaba planeando tomarme unos meses libres después de graduarme, lo cual era normal para los estudiantes, así que ese descanso me dio algo de tiempo para explorar esta nueva frontera. Los libros del Dr. Sarno hablaban de cómo ciertos rasgos de personalidad (perfeccionismo, bondad, agradar a las personas, baja autoestima, etc.) pueden conducir a la acumulación de grandes cantidades de estrés emocional, principalmente ira ., a nivel inconsciente, que se manifiesta como síntomas físicos. El Dr. Sarno observó muchos de estos rasgos de personalidad en sus pacientes que padecían dolor crónico. Comenzó a complementar la medicación habitual/terapia física con terapia de conversación/cambios de estilo de vida. Y, mágicamente, la gente comenzó a sanar (véasese ESTE antiguo segmento 20/20 con el Dr. Sarno).

Tan pronto como terminé de curar el dolor de espalda, ordené The Mindbody Prescription del Dr. Sarno, que amplió estos mismos conceptos y aplicó esta receta a una variedad de condiciones de salud basadas en la vasta experiencia clínica del Dr. Sarno. Este es el único libro con el que le digo a la gente que empiece si quiere aprender más. “Solo tienes que leer el libro, hombre”. [Incluiré mi lista completa de lecturas de mente y cuerpo al final].

sarno-la-mente-cuerpo-receta
Creo que el trabajo del Dr. Sarno merece un premio noble.

El hecho de que el estrés afecta negativamente los resultados de salud no es ningún secreto. Según WebMD, el estrés “parece empeorar o aumentar el riesgo de padecer enfermedades como la obesidad, las enfermedades cardíacas, la enfermedad de Alzheimer, la diabetes, la depresión, los problemas gastrointestinales y el asma” ( fuente ). También sabemos que las víctimas de trauma sufren una serie de condiciones de salud física posteriores. Lo que el Dr. Sarno y muchos otros médicos descubrieron es que el estrés no solo afecta, sino que causa muchas condiciones de salud; y que la cantidad de condiciones implicadas es mucho más grande de lo que el establecimiento médico pensaba anteriormente. Los seres humanos no somos coches. Los seres humanos son organismos emocionales complejos con egos poderosos que han evolucionado para almacenar energía en forma de pensamientos, recuerdos y experiencias.

En retrospectiva, todo tenía sentido. Mi situación familiar estaba bastante desordenada. Mi padre nos había abandonado. Mi espiritualidad no era una fuente de mucha energía positiva en mi vida, aunque parecía pensar mucho en Dios. Mi vida espiritual a lo largo de la escuela secundaria y la universidad consistió principalmente en tratar de conciliar lo que me habían enseñado acerca de Dios con mi experiencia, una hazaña que se volvió cada vez más difícil a medida que pasaba el tiempo. Yo también era perfeccionista. Me importaba mucho lo que pensara la gente y, en el fondo, tenía baja autoestima, probablemente debido a mis problemas familiares y la falta de una identidad fuerte. Antes de ir a la universidad, se estaba gestando la tormenta perfecta. Tenía todos mis otros problemas hasta ese momento, ahora junto con la perspectiva de dejar a mi familia para ir a un lugar al que realmente no quería ir con poco sentido de propósito o inspiración. Recuerdo haber experimentado ira en la escuela secundaria. Sin embargo, irónicamente, cuando mi salud empeoró en la universidad, no era una persona conscientemente enojada. Toda esta emoción natural aparentemente se había desvanecido, enterrada profundamente, para no ser vista ni escuchada, mientras mi vida estaba en un estado realmente malo.

La luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la han vencido.

Juan 1:5

Durante los meses posteriores a la graduación, seguí consumiendo literatura de mente y cuerpo, y comencé a hacer lo que me recomendaban los médicos de mente y otras personas que habían sanado. Empecé a escribir un diario abierta y honestamente, en papel y en mi mente. Empecé a reintroducir lentamente la actividad física, algo que solía aterrorizarme ya que había tirado de los músculos y exacerbado mi condición varias veces a lo largo de los años. [Dr. Sarno postuló que el mecanismo del dolor crónico era la falta de oxígeno en los músculos, lo que los hace más propensos a lesionarse]. Sin embargo, con el tiempo, sucedió algo asombroso. Mi dolor comenzó a disminuir. Hubo momentos en los que apenas sentí dolor, algo que no recordaba haber experimentado en años. De repente, mi mente comenzó a ampliarse, y mi dolor no era lo único en lo que podía pensar por la mañana y por la noche. Después de unos meses de escribir un diario, aumentar lentamente mi actividad física, consumir testimonios y literatura de mente y cuerpo, ¡bum!, mi dolor había desaparecido. Gradualmente, no linealmente, pero completamente. Solía ​​preguntarme si alguna vez podría volver a hacer actividad física. El hecho de que mi dolor de cuello/espalda desapareciera fue un milagro, aunque no sucedió en un instante.

El espíritu del hombre sufrirá la enfermedad, pero el espíritu quebrantado, ¿quién podrá soportarla?

Proverbios 18:14
blank
Levantando pesado nuevamente hacia fines de 2017.

Aparentemente, mi reserva interna de emociones negativas, particularmente la ira, se había vuelto tan grande, debido a mi biografía/rasgos de personalidad, que mi mente consciente no podía, o no quería, lidiar con eso. En resumen, mi mala salud física era un reflejo del dolor que estaba pasando dentro de mí. Cuando comencé a sanar, comencé a experimentar emociones crudas nuevamente. “Yo, ¿de dónde vino esa ira?” “Oye, ¿de dónde viene esa tristeza?” Estaba ganando acceso a mi realidad y, en el proceso, mi humanidad estaba siendo restaurada. La versión enferma sin emociones de mí mismo era un fraude que mi cerebro había creado para tratar de protegerme de las emociones que consideraba peligrosas/abrumadoras. “Yo aguanto, cerebro. Llegó la hora de la verdad.”

El sistema médico convencional del que formé parte durante casi 5 años no pudo tratar mi condición. Me dijeron que la curación era imposible y que, en su lugar, debía aprender a sobrellevar la situación con medicamentos caros y visitas al médico, aunque la curación era claramente posible. Desafortunadamente, mi testimonio es extremadamente común para muchas personas que viven con diversas afecciones crónicas. El sistema del que formé parte apesta cuando se trata de la curación, pero lo que hace excepcionalmente bien es crear clientes para toda la vida. A mi juicio, está impulsado en gran medida por el interés económico. No es de extrañar que el Dr. Sarno fuera despedido por muchos de sus colegas. Hay poco dinero o interés en enseñar a las personas a curarse a sí mismas a través de cambios en el estilo de vida, incluso si los resultados, con el tiempo, se suman a algo parecido a un milagro. No soy de los que lanzan calumnias, pero a veces hay que decir las cosas como son. Como, por ejemplo, cuando la codicia, la negligencia y la mala ciencia pueden estar impidiendo que las personas se curen.

Las personas también son cómplices de este sistema. Mucha gente prefiere una solución rápida en forma de píldora u otro tratamiento pasivo que hacer cambios sistémicos en el estilo de vida y enfrentar los aspectos duros, incluso traumáticos, de su realidad.

Si deseas obtener más información sobre la medicina mental y corporal, The Mindbody Prescription es un excelente lugar para comenzar. Tenía un amigo con fibromialgia con quien compartí este conocimiento. Dice que lo sanó por completo. También hay un tesoro oculto de otros libros sobre el tema que no me he tomado el tiempo de leer. En los últimos años he conocido a innumerables personas con enfermedades crónicas, en persona ya través de Internet. Casi todos los que siguieron el camino de la mente y el cuerpo, después de estar convencidos de que se aplicaba a su situación, experimentaron algún alivio y muchos de ellos se curaron por completo.

Para tu información, si deseas leer innumerables testimonios de curación como el mío, puedes consultar las reseñas de los libros del Dr. Sarno en Amazon; Visita Gracias Dr. Sarno (El Dr. Sarno falleció hace un par de años y el sitio ya no se actualiza). También hay un enlace de foro AQUÍ con una variedad de testimonios detallados.

Mi vida hoy

Hoy en día, realizo actividad física intensa casi a diario, ya sea en cinta, bicicleta estática o calistenia (ahorita es invierno donde vivo). He tenido varios desafíos de culturismo con amigos a lo largo de los años, incluido un desafío de bench press (pude 255 libras y pesaba solo 170 libras), desafíos de flexiones y una competencia de bíceps. El verano pasado, corrí tres medias maratones en un lapso de dos semanas. Regularmente practico deportes competitivos, como fútbol, ​​baloncesto, fútbol de bandera y tenis. Recientemente, publiqué los resultados de mi entrenamiento de cuello de un año (enlace). Pensar que podría pasar de usar un collarín durante años, incapaz de soportar el peso de mi propia cabeza, a las fotos de ese artículo ^ es alucinante. Me enorgullezco de estas hazañas porque yo, y nadie que me conociera, habría creído que esto era posible. 

blank

Sin duda, mi vida está lejos de ser perfecta. Experimento varios desafíos todos los días. Sin embargo, no tengo las mismas limitaciones físicas que solía tener, y no tengo el menor miedo a la actividad física. Me doy cuenta de que cuando surgen desafíos, tengo el poder de procesarlos y evitar que se conviertan en un círculo vicioso.  

La gracia es cuando sanamos más rápido de lo que lastimamos. Dr. Zach Bush

Dr. Zach Bush

Mis 7 claves para la curación continua

La vida es dinámica, para bien y para mal. No podemos dar las cosas por sentadas, buenas o malas. Estos son algunos de los factores y hábitos más importantes, sin ningún orden en particular, que he identificado como especialmente propicios para la curación emocional y física.

1-) Relaciones de calidad: este elemento es probablemente el primero en importancia. Las relaciones de calidad proporcionan un intercambio continuo de energía positiva. Tener buenas relaciones con los demás es clave para vivir una vida feliz y plena. También es clave para una buena salud física. Soy una persona de fe, y creo que las relaciones horizontales de calidad con las personas comienzan con una relación vertical de calidad con Dios.

2-) Dieta y ejercicio —Obviamente, cuando tienes una enfermedad crónica, como yo, no puedes hacer ejercicio. Pero una vez que comiences a recuperar esa capacidad lentamente, el ejercicio llega a ser muy importante. La dieta es algo en lo que todos podemos mejorar. Cuando comemos comida basura, crea estrés en el cuerpo. La comida sana, en cantidades moderadas, aumenta nuestra capacidad de procesar el estrés. Esta es la sabiduría convencional en la ciencia secular. Si eres una persona de fe, solo examina todas las restricciones dietéticas que Dios les dio a los hebreos.

3-) Diario / Terapia de conversación: escribir un diario puede ser una gran parte de la curación emocional y física. De hecho, el Programa Educativo Estructurado, que es diseñado para promover la curación, consta de una serie de indicaciones de diario específicas. La terapia profesional puede ser una gran oportunidad para las personas que tienen los medios. Sin embargo, para mí fue nada más lápiz y papel; a veces pensando o hablando solo; y ahora compartiendo con personas de confianza en ocasiones para ayudar a procesar mis experiencias. Cuanto más detallado sea, mejor.

4-) Meditación/Tiempo de Silencio —La emocionante tecnología y la interminable novedad del mundo moderno ha creado una “epidemia de sobreestimulación”. Ese hecho es que a veces necesitamos reducir la velocidad para poder procesar nuestras vidas. El tiempo de tranquilidad/meditación para mí, especialmente en las mañanas y las tardes, me ayuda a ponerme al día con mi acumulación de emociones no procesadas. Todavía tengo un largo camino por recorrer, pero puedo ver lo lejos que he llegado [vea este fascinante clip de Naval Ravikant sobre Joe Rogan sobre la necesidad de reducir la velocidad].

5-) Ayuno: practico el ayuno/restricción calórica de forma semirregular. Esto me ayuda a mantenerme enraizado espiritualmente y le da a mi cuerpo la oportunidad de rejuvenecer. [Para más información, vea ESTE artículo que escribí sobre mi regimiento de ayuno.]

6-) Terapia del Sueño —Freud describió los sueños como “el camino real hacia lo subconsciente”. Todos sueñan. Cuando empezamos a prestar atención a nuestros sueños, a menudo empezamos a recordarlos con mayor viveza y frecuencia. La terapia del sueño, que consiste en llevar un diario de sueños y analizar nuestros sueños, puede brindarnos información valiosa sobre nosotros mismos comunicada por la mente inconsciente. [Para más información sobre la terapia del sueño, haga clic aquí .]

7-) Aceptación de la Realidad —Está el trabajo corporal, como la dieta, el ejercicio, el ayuno, y luego está el trabajo mental, como este. Aceptar la realidad es fundamental para la curación. Cuando nos resistimos a la realidad, al estar enojados con las personas, Dios, la naturaleza, las situaciones, nos convertimos en esclavos de ella. Imagina un vaso de agua. Lo recojo y lo dejo. Mientras estaba en mi mano, estaba en mi mente. Después de dejarlo, me olvidé de él, porque no le doy ningún valor a un vaso de agua. Por lo tanto, no tiene poder de permanencia. La resistencia es una función del ego. La resistencia magnifica el valor que nuestro cerebro otorga a los pensamientos, recuerdos, situaciones y personas. En este sentido, podemos aprender de los animales. Cuando un conejo se rompe una pata, no se arrepiente de su situación. Piensa: “Ahora tengo 3 patas. ¡Vamos!”

Lo que resistes no solo persistirá, sino que crecerá en tamaño.

Carl Jung

Recomendaciones de libros de sanación cuerpomente 

–> The Mindbody Prescription: Healing the Body, Healing the Pain (John Sarno)

–> Healing Back Pain: The Mindbody Connection (John Sarno)

–> The Divided Mind: The Epidemic of Mindbody Disorders (John Sarno)

–> Unlearn Your Pain (Howard Schubiner)

–> The Great Pain Deception: Faulty Medical Advice is Making us Worse (Steven Ozanich)

–> Dr. John Sarno’s Top 10 Healing Discoveries (Steven Ozanich)

–> The Hidden Psychology of Pain: The Use of Understanding to Heal Chronic Pain (James Alexander)

–> Hope and Help For Your Nerves (Claire Weekes)

–> The Bates Method for Better Eyesight (William H. Bates)

–> Love Yourself Like Your Life Depends On It (Kamal Ravikant)

–> When The Body Says No: Understanding the Stress-Disease Connection (Gabor Maté)

–> The Gifts of Imperfection (Brene Brown)

Te deseo lo mejor. Si tienes alguna pregunta, no dudes en comentar a continuación y me pondré en contacto contigo cuando el tiempo me lo permita. Aquí hay una selfie reciente que tomé que, para mí, ilustra el 180 que experimenté después de descubrir mi cura.

blank
Después de muchos meses de entrenamiento de fuerza, diría que mi cuello hoy está en bastante buena forma (verano de 2021).

Leave a Reply